Indice de riesgo financiero

  •  28/06/2012
  •  0 comentarios
  •  13145 visitas
  •  23 votos
  • Pais de origen España

Resumen

Para superar las dificultades a las que se enfrenta el índice de nivel de endeudamiento, se puede calcular la relación entre el endeudamiento a medio y largo plazo y el ahorro bruto, un buen indicador del riesgo financiero (IRF) asumido por la Entidad.

Descripción

Los riesgos financieros están relacionados con las pérdidas en el valor de un activo financiero, tales como un préstamo o una inversión. Estos riesgos se clasifican su vez en dos tipologías diferenciadas:

  • Riesgo de mercado
  • Riesgo de crédito

La medición de riesgos es fundamental para una gestión adecuada de los mismos ya que, si las entidades son capaces de cuantificar sus riesgos, podrán gestionarlos. Además, una medición precisa garantiza la solvencia de la entidad, aún en momentos de crisis, pues es la base para establecer el nivel de capital a mantener en cada momento.

La solvencia de cualquier entidad puede interpretarse como la capacidad financiera que presenta para hacer frente al pago de sus deudas y obligaciones similares a medio y largo plazo, caracterizándose fundamentalmente por el nivel de endeudamiento y por las condiciones financieras ligadas al mismo, tales como el tipo de interés, el plazo de amortización de la deuda, etc.

El INE (índice de nivel de endeudamiento) se podría calcular a través de la siguiente fórmula:

Fórmula Índice de Nivel de Endeudamiento

No obstante, algunos autores critican la capacidad informativa de este cociente como indicador de solvencia. Por ejemplo, que no se tiene en cuenta el nivel de gastos que tiene la entidad.

Para superar las dificultades a las que se enfrenta el índice de nivel de endeudamiento, se puede calcular la relación entre el endeudamiento a medio y largo plazo y el ahorro bruto, un buen indicador del riesgo financiero asumido por la Entidad que puede expresarse mediante la siguiente fórmula:

Fórmula Índice de Riesgo Financiero

Recordemos que el ahorro bruto supone, generalmente, la comparación entre los ingresos corrientes (capítulos I al V) y los gastos corrientes (capítulos I al IV), excluida de éste último la partida de gastos financieros (Cap. III) . Si éste es positivo, significará que tenemos un superávit de ingresos sobre los gastos y por lo tanto el sobrante podremos destinarlo al ahorro o a cubrir deudas (en el caso de que existan).

Tal y como puede extraerse de la fórmula y dado que los importes hacen referencia a una anualidad, este ratio nos indica, por tanto, el número de años en que previsiblemente podría amortizarse dicho endeudamiento y cuanto más proximo al cero sea su valor mejor será la salud financiera de la entidad.

Un valor negativo para este índice (sólo puede ocurrir cuando los gastos corrientes superan los ingresos corrientes) significará que no existe ahorro y que la entidad deberá recurrir a la financiación de los gastos corrientes con ingresos por operaciones de capital, situación financiera comprometida que no puede mantenerse a largo plazo.


Nota : Los datos de comunidades autónomas y provincias corresponden exclusivamente a los valores agregados de los ayuntamientos respectivos que hayan remitido sus cuentas al Ministerio. También se incluyen datos económicos de diputaciones, Consejos y Cabildos insulares en este informe.

Fuentes utilizadas en el informe

Comentarios (0)

Usuario no registrado

Lo sentimos pero la introducción de comentarios está restringido a los usuarios registrados en el portal.